jueves, 21 de junio de 2012

LA PASIÓN Y LA BÚSQUEDA DE ISIS

La gran Isis reinó en las Dos Tierras, el Alto y el Bajo Egipto, mucho antes del nacimiento de las dinastías. En compañía de su esposo Osiris gobernaba sabiamente y gozaba de una felicidad perfecta.
Un día, Set, hermano de Osiris,invitó a éste a un banquete. Se trataba de una emboscada, pues Set había decidido asesinar al rey para ocupar su lugar. 
Recurriendo a una original argucia, el asesino pidió a su hermano que se tendiera en un ataúd para  comprobar si era del tamaño adecuado.

Osiris aceptó imprudentemente. Set y  sus acólitos cerraron el sarcófago y lo arrojaron al Nilo.
Conocemos los detalles de esta tragedia gracias a un texto de Plutarco,iniciado en los misterios de Isis y Osiris; las fuentes más antiguas se refieren  únicamente a la trágica muerte del rey, cuyas desdichas continuaron, pues su  cadáver fue despedazado.

De este modo, Set creyó que había acabado para siempre con su hermano.Isis, la viuda, se negó a aceptar la muerte de Osiris.Sin embargo, ¿qué podía hacer, además de llorar a su martirizado esposo?
Su corazón alumbró un proyecto insensato: recuperar cada uno de los trozos de
cadáver, reconstituirlo y, ayudándose de las fórmulas mágicas que conocía,devolverle la vida.Isis inició entonces una búsqueda paciente y obstinada. ¡Y creyó quehabía conseguido su objetivo!

Logró reunir todas las partes del cuerpo de Osirisexcepto una, el sexo, que un pez se había tragado. A Isis sólo le quedabarenunciar.Pero ella perseveró en su empeño: convocó a su hermana Neftis —cuyonombre significa «la señora del templo»—, y organizó un velatorio.

Soy tu  hermana bienamada
—pronunció ante el cadáver reconstituido de Osiris—

 , no te  alejes de mí, ¡yo te invoco! ¿No oyes mi voz? ¡Voy hacia ti, ningún espacio debe
separarme de ti!»

Durante horas, Isis y Neftis, que habían purificado y depilado por completo sus cuerpos, cubierto sus cabezas con pelucas rizadas y purificadola boca con natrón (carbonato de sodio), pronunciaron hechizos en el interior de una cámara funeraria inmersa en la oscuridad y perfumada con incienso.

Isis  invocó a todos los templos y a todas las ciudades del país para que se uniesen asu dolor y contribuyesen a que regresara del más allá el alma de Osiris. La viuda tomó el cadáver en sus brazos, mientras su corazón latía de amor por él, y murmuró en su oído:

«Tú que amas la luz, no vayas a buscar las tinieblas”.

 Sin embargo, el cadáver permanecía inerte.


Entonces, Isis tomó la forma de un milano hembra y batió sus alas para devolver el aliento vital al difunto, y se posó en el lugar del desaparecido sexo deOsiris, al que hizo reaparecer mágicamente. «

He interpretado el papel de un hombre
—afirmó—
 , aunque soy una mujer”.

Las puertas de la muerte se abrieron ante ella,Isis traspasó el secreto esencial, la resurrección, y actuó como ninguna diosa lo había hecho hasta entonces.
Ella, a la que también se llama «Venerable, surgidade la luz, de la pupila de Atum (el principio creador)», consiguió que regresara yque la fecundara el que parecía haber partido para siempre.

De este modo fue concebido su hijo Horus, nacido de la imposible uniónde la vida y la muerte.
Acontecimiento de gran importancia, ya que Horus, el niño nacido del misterio supremo, llamado a ocupar el trono de su padre, fuedesde entonces monarca del más allá y del mundo subterráneo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario